jueves, 26 de noviembre de 2009

PARACUELLOS, de Carlos Giménez [1976-2003]

Todo Paracuellos engloba los seis volúmenes que el autor Carlos Giménez realizó entre 1977 y 2003. Estamos ante una estupenda visión de una parte de la posguerra española encuadrada en los hogares de la Obra Nacional de Auxilio Social. Esta serie de historietas tiene como hilo conductor a los huérfanos que dejó la guerra civil y supone un ajuste de cuentas a la paranoia falangista -con el malvado instructor Antonio como máximo exponente- y a la represión que ejerció el franquismo sobre la sociedad española.
La inculcación del espíritu nacional era su objetivo. Y sus víctimas, como siempre, los más débiles: los niños. Un blanco perfecto para su diabólico plan: Instrumentalizar la inocencia de unos seres vulnerables y fácilmente manipulables para insuflar su veneno dogmático (que tanto daño ha hecho a tantas generaciones del estado español y del que, desgraciadamente todavía quedan resquicios). Estas criaturas significaban una fácil presa para ese hatajo de cobardes que eran todos los dirigentes, componentes y adláteres del régimen franquista.
El sufrimiento, la soledad, el hambre de los niños están plasmadas de una manera sobrecogedora. Pero, por el contrario, también se asoman sus sueños (dibujar cómics), sus juegos, sus códigos y su sentido del humor (genial el episodio de “A Dios rogando…” dónde se pone de manifiesto la hipocresía y la doble moral de la calaña fascista). Pero si he de elegir alguna viñeta me quedo cuando Cagapoco impregna de mierda a la esperpéntica enfermera, sobre todo si uno se imagina a ese grotesco personaje como símbolo de la España franquista
Según palabras del propio Carlos Giménez: “Me gustaría que estos relatos que se cuentan en los seis álbumes de la serie Paracuellos fueran considerados no solamente como la historia de unos colegios raros y perversos, sino además, también, como una pequeña parte de la historia de la posguerra española. Quizá una parte no muy importante en términos generales, pero en términos particulares, para los que nos tocó vivirla y para nuestros familiares, suficientemente importante como para querer dejar constancia de ella”.
Un cómic de lectura imprescindible para entender nuestro pasado. ¿Qué como sé todo eso? Porque me lo ha dicho Zampabollos que oyó como se lo contaban a la directora.

martes, 17 de noviembre de 2009

(4) THE VISITOR, de Tom McCarthy [2009]

Mestizaje cultural
Magnífico alegato a favor de la convivencia entre culturas representado a través de la solitaria mirada de un gris profesor de economía de universidad. Su protagonista -un magistral Richard Jenkins- superara sus obstáculos personales gracias al encuentro accidental con una pareja de inmigrantes “ilegales”, provenientes de países tan desconocidos para el ciudadano medio norteamericano como Siria y Senegal.
Su desencanto se torna en una nueva manera de ver y disfrutar la vida -expresado metafóricamente mediante el instrumento tradicional africano yembé-, debido, entre otras cosas, a la bonita amistad que surge con el joven y alegre Tarek, la cual supone una reflexión acerca de la absurdidad de las barreras establecidas por la sociedad entre la diferencia de edad. Entre las muchas lecturas del film cabe destacar la solidaridad del profesor que colisiona frontalmente con la incomprensión del drama de la inmigración en la sociedad estadounidense.
Una deliciosa cinta independiente altamente recomendable.

THE VISITOR. 2009. USA. Color
Dirección: Tom McCarthy
Intérpretes: Richard Jenkins, Hiam Abbass, Haaz Sleiman, Danai Gurira, Maggie Moore
Guión: Tom McCarthy
Fotografía: Oliver Bokelberg
Música: Jan A.P. Kaczmarek

lunes, 9 de noviembre de 2009

THE SUNDAY DRIVERS. Sala Mirror - València

Consolidados como una las bandas más importantes del estado español los toledanos The Sunday Drivers presentaron su ultimo trabajo The End of Maiden Trip en la Sala Mirror de València. “(Hola) to see the animals” fue la canción que abrió un repertorio nutrido de buenas canciones, muchas de ellas concentradas en sus estupendos “Little Heart Attacks” y “Tiny Telephone”
La banda ofreció en su hora y media de concierto gran parte de sus melodías elaboradas con un sonido cristalino y una marcada instrumentación. Su último disco es un largo estimable que, por lo que se observó en la sala, ha dejado huella entre sus fans. Así lo agradeció su cantante cuando comentó: “Estoy escuchando cómo estáis cantando nuestras nuevas canciones. Estamos flipados”. Sin embargo la locura colectiva llegó cuando interpretaron sus bombazos: “Do it”, “On my mind”, “Love our love”, “She”, “Paranoid” o su último single “My plans”.
“Cuando empezamos siempre nos preguntaban acerca de los Beatles. Nosotros contestábamos que preferíamos escuchar otras cosas. Bueno, pues ha llegado el momento de quitarnos las máscaras”, sentenció su cantante. Y fue entonces cuando se produjo su particular homenaje a los fab four con la interpretación por parte del dúo formado por Jero Romero y Lyndon Parish de una hermosa versión acústica de “In my life”. Destacó también la experimentación de “So what” con un gran de trabajo de Fausto Pérez a la guitarra y el acercamiento beat de “Everything reminds me of you” dándo buena cuenta al público de la gran versatilidad del grupo.
A la hora de los típicos bis impresionó sobremanera cuando interpretaron “Little heart Attacks” -en mi opinión su mejor canción- y “Rainbows of colours” con una sensacional parte instrumental que supuso el colofón de un gran concierto caracterizado por su suavidad, su emoción y su dinamismo.

lunes, 2 de noviembre de 2009

CANCIONES OCULTAS: Kama-sutra, de Brincos (Mundo, Demonio y Carne, 1970)

Insólita obra maestra del rock español protagonizada por unos musicalmente maduros Brincos que trataban a través del progrock experimentar en nuevos sonidos que les introdujera en el mercado anglosajón. La formación era bastante diferente a la de sus inicios. El alma máter Fernando Arbex y el bajista Manolo Gonzalez iban acompañados ahora de los hermanos Morales en las guitarras y del excelente teclista Oscar Lazprilla.
Su rock psicoprogresivo se tradujo en el disco conceptual Mundo, Demonio y Carne el cual tuvo su versión inglesa World, Devil & Body para ese mercado.
Después de bastantes esfuerzos al final pude conseguir ambos discos. En mi opinión, técnicamente, no se les puede tratar como versiones debido a que cada obra contiene canciones que no están en la otra. De tal manera que, por ejemplo, éste "Kama-sutra" no se encuentra en la “versión inglesa”.
Pero la canción en sí es una esplendida incursión en el rock psicodélico trufada de sonidos hindúes y deudora de canciones como “Within you without you” del Harrison más oriental del Sgt. Peppers. Siete minutos conforman ésta pieza instrumental realmente sorprendente tanto por su calidad como por el contexto social en el que se produjo. Una canción oculta que es una auténtica delicia tanto para aquellos que la descubren como para quienes la vuelven a visitar.